martes, 25 de febrero de 2014

Los actos administrativos

Dentro del término “acto” jurídico encontramos varios tipos. Uno de ellos es el administrativo, que consiste en la declaración que se manifiesta de manera voluntaria en el marco del accionar de la función pública y tiene la particularidad de producir, en forma inmediata, efectos jurídicos individuales.

 Al ser declaraciones, los actos materiales de la administración pública no se incluyen dentro de sus actos administrativos; estos últimos, por otra parte, se califican como ejecutivos debido a que no requieren de una autorización por parte del Poder Judicial para fijar sus características y que éstas sean de cumplimiento obligatorio.

 Clasificación de los actos administrativos:
1- Por su naturaleza
2- Por las voluntades que permiten su creación
3- Por la relación que existe entre su voluntad y la ley
4- Por el radio en el que repercuta su accionar
 5- Por su finalidad
 6- Por su contenido y consecuencias jurídicas: Cuando la tipificación de los actos administrativos obedece a aquellos a quienes están destinados, puede distinguirse entre los de carácter general (sus destinatarios no están determinados) y los de carácter singular (que se dirigen a un individuo). Los actos también pueden mantener un vínculo con normativas previas. Son, en estos caso, los administrativos reglados (relacionados con una norma que determina su contenido), a diferencia de los no reglados (cuando se puede escoger entre diferentes resoluciones).