viernes, 18 de julio de 2014

Principios de la potestad sancionadora

Principios potestad sancionadora
En el Derecho español se prevé la posibilidad de que el Estado con el fin de proteger bienes jurídicos manifieste el denominado ius puniendi a través de dos vías: la penal y la administrativa.

La segunda de estas vías da lugar a la denominada potestad sancionadora de la Administración que está regida por ciertos principios, a veces coincidentes con los del Derecho Penal.

En primer lugar, se debe cumplir el principio de legalidad por el cual la potestad sancionadora no podrá ejercerse si no ha sido expresamente atribuida por una norma con rango de Ley y precisamente por los órganos que la misma imponga.

La tipicidad se constituye como otro principio de esta potestad por la cual no es posible sancionar a nadie por acciones u omisiones si estas no están previstas como sanción en la Ley.

El tercero de los principio, es la irretroactividad por la cual no es posible aplicar disposiciones sancionadoras con carácter retroactivo, esto es, solo se aplicaran las disposiciones vigentes en el momento de producción de los hechos constitutivos de infracción.

Además, hay que añadir la proporcionalidad, la responsabilidad y el denominado non bis in ídem (no cabe sancionar dos veces por un mismo hecho).